Saltar al contenido

Aurícula Izquierda o Atrio Izquierdo. Actualizado al 2019

auricula izquierda

La aurícula izquierda es una de las cuatro partes, cavidades o cámaras que conforman el interior del corazón humano. También se le llama atrio izquierdo, por consenso internacional en la terminología de anatomía. Aunque hay preferencia, por los médicos, en utilizar la palabra aurícula.

Descripción del atrio izquierdo




Es una de las regiones más grandes del corazón; y se debe a su importancia en el sistema o aparato circulatorio, pues recibe a las venas pulmonares; las cuales traen la sangre que se ha llenado de oxígeno en los pulmones.  Una vez que la sangre oxigenada y llena de nutrientes está en esta cavidad, se pasará al ventrículo izquierdo, mediante la válvula mitral o válvula bicúspide. Y esto ocurre, gracias a los movimientos de sístole (contracción) y diástole (dilatación o relajación) que tiene el corazón humano.

Tiene un grosor de aproximadamente 3 a 4 mm, como máximo. Y respecto a su tamaño hay cierta discusión en la comunidad médica; sin embargo, en lo que hay consenso es respecto de la dilatación o agrandamiento, de la aurícula izquierda del corazón, más de lo normal. Lo último indicará ciertas anomalías que requieren tratamiento profesional inmediato.

Función de la aurícula izquierda

Específicamente, cuando ocurre la contracción de la aurícula (sístole), se abre la válvula bicúspide, que permite fluir la sangre hacia el ventrículo. Luego, con los mismos movimientos de contracción y dilatación, el ventrículo izquierdo, se encargará de enviar la sangre a todo el cuerpo humano, a través de la arteria aorta.

auricula izquierda funcion




Partes de la aurícula izquierda

Desde el punto de vista embriológico y con propósitos de estudios, se puede dividir la aurícula o atrio izquierdo en dos partes, orejuela o auriculilla, y la aurícula propiamente dicha.

Como podemos ver, es una de las partes importantes del corazón, diseñada para recibir la sangre rica en oxigeno, que proviene de los pulmones. Y gracias a los impulsos eléctricos, que genera el mismo corazón, puede realizar su tarea de impulsar la sangre hacia el ventrículo izquierdo.